Fundamentos principales y funcionamiento del ABS

Con este artículo vamos a comenzar una serie de posts dedicados a los sistemas más comunes utilizados por los vehículos. Hoy veremos el archiconocido ABS.

Podemos decir que ABS (Antilock Braking System o sistema de frenado antibloqueo) es un sistema diseñado para ayudar a los conductores a mantener cierta capacidad de maniobrabilidad y evitar deslizamientos mientras frenan, especialmente en circunstancias de lluvia, humedad, nieve, barro, etc. en las que es común que una rueda se bloquee, perdiendo el control del vehículo y multiplicando el peligro de accidente grave.

esquema-de-los-elementos-del-abs.gif circuito_de_freno.gif

Antes de ver el funcionamiento, un poquito de culturilla: El sistema fue desarrollado inicialmente para los aviones, los cuales acostumbran a tener que frenar fuertemente una vez han tomado tierra. Pero por allá por los años ochenta, Mercedes-Benz desarrolló este sistema por primera vez para automóviles. Con el tiempo el ABS se ha ido generalizando, de forma que en la actualidad la absoluta mayoría de los automóviles y camiones de fabricación reciente dispone de él. Incluso algunas motos de alta cilindrada también llevan este sistema de frenado.

El funcionamiento del ABS es más o menos sencillo (al menos en la explicación): El ABS funciona en conjunto con el sistema de frenado tradicional. Consiste en una bomba que se incorpora a los circuitos del líquido de freno y en unos detectores que controlan las revoluciones de las ruedas. Si en una frenada brusca una o varias ruedas reducen repentinamente sus revoluciones, el ABS lo detecta e interpreta que las ruedas están a punto de quedar bloqueadas sin que el vehículo se haya detenido. Esto quiere decir que el vehículo comenzará a patinar, y por lo tanto, a deslizarse sobre el suelo sin control. Para que esto no ocurra, los sensores envían una señal a la Central del sistema ABS, que reduce la presión realizada sobre los frenos, sin que intervenga en ello el conductor. Cuando la situación se ha normalizado y las ruedas giran de nuevo correctamente, el sistema permite que la presión sobre los frenos vuelva a actuar con toda la intensidad. El ABS controla nuevamente el giro de las ruedas y actúa otra vez si éstas están a punto de bloquearse por la fuerza del freno. En el caso de que este sistema intervenga, el procedimiento se repite de forma muy rápida, unas 50 a 100 veces por minuto, lo que se traduce en que el conductor percibe una vibración en el pedal del freno.

Nada mejor para ilustrarlo que un vídeo:

¿Cómo podemos saber si nuestro sistema ABS está funcionando? Pues una manera de saberlo es cuando notamso que el pedal de freno vibra. Esto es así ya que el sistema aplica y libera tensión sobre los frenos. El ruido puede ser otra manera, pero no hay que confundirlo con el chirrido del freno. Si tus frenos chirrian cuando frenas normalmente, puede ser porque que las pastillas del freno están gastadas y deben ser reemplazadas. Un pedal de freno que vibra cada vez frenas indica (o puede indicar) que los discos (y/o las campanas) están deformadas y/o que los pistones del freno están trabados y deben ser controlados.

¿Es más corta la distancia de frenado con el ABS?

No. Informándome un poco del tema, he descubierto que la distancia de frenado será aproximadamente la misma que con los frenos convencionales (incluso mayor). Siempre pensé que con el ABS frenaría en una distancia más corta pero resulta que no es cierto. Cuando se circula sobre pavimento húmedo, nieve, ripio o barro, la distancia de frenado con ABS será mayor tanto como si fuese con frenos convencionales. Esto es debido a que el neumático que gira estará apoyado sobre esta superficie de escasa adherencia y, de hecho, “se deslizará” sobre esta capa superficial resbaladiza.

El sistema ABS tiene una serie de inconvenientes: Sobre cierto tipo de superficies, el ABS puede accionarse de manera inesperada ( superficies mojadas, ripio, arena, hielo, nieve, barro, pozos, vías de ferrocarril, tapas de alcantarillas y aun las líneas delimitadoras de la ruta, cuando está lloviendo) asi que tener en cuenta esto cuando notéis algo raro en la frenada. A mí me pasó con mi antiguo coche hace bien poquito y cierto es que no tenía ni idea de porque era… si hubiera leído este artículo… jeje

Actualmente existen otras ayudas a la frenada:

servofreno o servotronic: Un nuevo sistema de frenado direccional que se activa al frenar en las curvas. Cuando detecta que las ruedas de un lado giran menos en una curva y hacia dónde se está girando, frena más las ruedas de uno de los lados para conseguir dar un efecto direccional y compensar la inercia del peso y la velocidad

BAS asistencia de frenada de emergencia: Ante una situación de peligro, un sensor detecta que hemos pisado rápidamente y con fuerza el freno. En ese momento actúa el servofreno adicional aumentando al máximo la presión de frenado y reduciendo la distancia recorrida.

EBV Reparto de frenado electrónico: A través de un sensor, se regula la frenada entre el eje delantero y trasero según el peso de cada uno, enviando más o menos presión a las ruedas.

Como resumen podemos decir que el ABS es un sistema que sirve básicamente para que las ruedas no se bloqueen al frenar y no perdamos de esta manera la posibilidad de maniobrar (esquivar algún vehículo por ejemplo). Sin embargo, la distancia de frenado será la misma con ABS que sin el.

Y para terminar os voy a dejar un enlace en el que explican al detalle, extremadamente al detalle el funcionamiento (físico y mecánico) del ABS.

Fuentes | El Blog de De Cabo